Psicóloga UDP trabaja en Estados Unidos con familias inmigrantes que sufren abusos y violencia sexual

Mónica Zúñiga pertenece al Centro Comunitario Tiburcio Vásquez Health Center en Union City, California. Su labor es exclusivamente social, donde trata a inmigrantes que sufren de abuso sexual, violencia intrafamiliar y da apoyo a familias en riesgo social.

monica_zuniga-¿En qué año ingresaste a la UDP y en qué año te titulaste?

Ingrese en 1993 y me titule el 2000.

-Cuéntanos, ¿qué haces actualmente?

Actualmente trabajo en Estados Unidos, en una reconocida clínica comunitaria que ofrece servicios en toda el área de Contra Costa. Mi cargo es Mental Health Specialist, donde soy la responsable de ofrecer servicios de salud mental preventiva a la comunidad Latina. Conduzco talleres para padres en temáticas de parentalidad, prevención de la violencia familiar, mediación e inmigración. También realizo terapias breves a niños, adultos y familias en riesgo social y cursos de capacitación en salud mental e infancia a profesores, promotores de salud mental y todos los agentes comunitarios que están en contacto con las familias.

-Como Psicóloga de la Universidad Diego Portales, ¿qué conocimientos o experiencias vividas  durante tu formación, te han te han servido  para tu desarrollo profesional?

Sin duda la formación en psicología, amplia y variada que tenía el currículum en esos años. Eso definitivamente me ayudo a adaptarme a los diferentes países y lugares donde he ejercido mi carrera profesional. También los conocimientos de las distintas subdisciplinas de la psicología, así como la revisión crítica de las diferentes corrientes teóricas, lo que me permitió contar con una postura flexible y desarrollar diversas herramientas.

-¿Cómo fue tu paso por la UDP? ¿Qué recuerdos guardas de tus años de estudio?

Recuerdo a la Universidad Diego Portales con gran afecto. Un lugar que me proporcionó los conocimientos y herramientas necesarias para enfrentar mis primeras experiencias como psicóloga de manera apropiada. Las grandes jornadas de estudio en grupo para enfrentar las difíciles pruebas de estadísticas, los grupos de supervisión durante los años de práctica profesional, las actividades en terreno, todas experiencias positivas que contribuyeron en mi formación personal como psicóloga.

-¿En qué medida percibes ha cambiado el perfil del psicólogo en estas últimas dos décadas y lo que se le debe enseñar a nivel de pregrado?

Creo que como todas las carreras la psicología ha ido evolucionando hacia la especialización. El pregrado en Chile debería actualizarse para responder a la realidad de intercambio internacional de profesionales. Esto se logra con un plan de estudio básico y efectivo donde en los primeros años, a nivel de un bachelor académico, se introduce los principios de la psicología, para luego ofrecer distintas alternativas de especialización a través de diferentes magísteres con un enfoque práctico. Así, que se otorgue el título profesional luego de la especialización y dejando el doctorado para aquellos que quieran dedicarse a la investigación y academia.

-Finalmente, ¿Cuáles son tus proyecciones de aquí a 5 años más?

Continuar con el trabajo con familias de inmigrantes y ofreciendo servicios de salud mental especialmente orientados a la detención e intervención temprana en casos de violencia intrafamiliar, abuso sexual y disfuncionalidad en general. Me gusta poder compartir mi conocimiento y experiencia con los diferentes profesionales que conforman nuestro equipo de salud mental, además de capacitar a la comunidad en estos importantes tópicos. Finalmente, desarrollar investigación que nos permita tener información para mejorar nuestras prácticas y actualizar nuestro conocimiento.