Pedagogía en Educación Diferencial UDP es reacreditada

El periodo de acreditación se extiende por tres años, desde noviembre de 2016 a noviembre de 2019, y es el máximo tiempo al cual aspiran las carreras sin egresados.

La carrera de Pedagogíaed en Educación Diferencial con mención en Desarrollo Cognitivo, que imparte la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales, fue reacreditada por la Comisión Nacional de Acreditación por un periodo de tres años, desde noviembre de 2016 a noviembre de 2019.

Esta acreditación es la segunda consecutiva que obtiene la carrera y por el máximo periodo al cual pueden postular los programas que no cuentan con egresados. La primera promoción de educadores diferenciales egresará durante este 2016.

Liliana Ramos, directora de carrera, señaló que “lo que más rescato es la capacidad de la carrera de construir una comunidad en torno a sí misma, junto a estudiantes, profesores, directivos, administrativos y en relación también con la Vicerrectoría Académica, y todo el apoyo que tuvimos de ellos. Creo que había ya una capacidad instalada, un proyecto sólido que permitió que esto pudiera fluir de manera adecuada”.

Destacó que este proceso fue una experiencia de gran aprendizaje para la carrera: “Como todo proceso de autoevaluación, sirve para identificar aspectos positivos, pero también desafíos que se nos vienen por delante. Particularmente, en el terreno de las prácticas es donde creemos que tenemos que hacer énfasis en cómo estamos evaluando, cómo estamos organizando las competencias y las subcompetencias de los cursos. La progresión, que es algo que apareció en la conversación con los pares evaluadores, es algo que nos parece importante mirar y abordar ahora con mayor profundidad”, ahondó.

En relación a los siguientes desafíos, Ramos proyecta que la carrera se encuentra en una muy buena situación para afrontar más adelante y ya con egresados el siguiente proceso de acreditación, puesto que se podrá evaluar el modelo completo de formación y aspirar a un período mayor a tres años.

“Cuando nuestra primera cohorte salga a fines de este año podremos trabajar en evaluar cómo ha sido su formación y cómo ha impactado, conversando con estos egresados y viendo en terreno qué competencias son las que tienen y qué podría faltar en la formación para que ellos se puedan enfrentar a los escenarios de la vida profesional del educador diferencial de la mejor manera. A partir de esa evaluación de un ciclo completo, el desafío es primero volver a mirar nuestro perfil de egreso, ver si se adapta a los tiempos actuales y a los requerimientos de hoy de la educación especial, y analizar si es necesario modificar algunos aspectos de la malla. No sabemos hoy si es así o no, a primera idea da la impresión que no son muchos los cambios que hay que hacer en esa estructura, pero sí donde hay que poner énfasis es en especificar lo que va pasando dentro de cada uno de los cursos”, puntualizó.