Juan Francisco Castro, egresado de Pedagogía Media: “Ser docente te tiene que nacer”

El profesor UDP optó por dedicarse a la gestión educacional, aunque no descarta volver algún día a la sala de clases.

 

Juan Francisco Castro se tituló en 2010 como profesor de Historia y Ciencias Sociales de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales, pero hoy está alejado de las aulas como tales. Él decidió dedicarse a la gestión educativa y actualmente es coordinador regional del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) en la Universidad Técnica Federico Santa MJuan-Francisco-Castro-245x300aría.

Este profesor cuenta que cuando se tituló por segunda vez en la UDP -antes había egresado de Licenciatura en Historia- trabajó en el Liceo Politécnico Víctor Jara en Peralillo, en donde complementó su trabajo como profesor de Pedagogía Media haciendo clases para adultos.

“En media realicé clases en primero y segundo medio, siempre en establecimientos municipales, y al segundo semestre se me entregó la UTP del establecimiento”, recuerda sobre su experiencia en el establecimiento.

¿Por qué inclinarte por el trabajo de gestión?

Efectivamente me gusta hacer clases, he hecho en el pregrado de la Universidad Diego Portales y ayudantías también, pero lo que más me interesa es el hecho de cómo tú puedes gestionar el aprendizaje, que es una nueva temática.

¿Algo que se relaciona al trabajo como Jefe de UTP?

Exactamente, porque en cierta forma, el currículum chileno está basado en competencia, y eso lo dice tanto el marco curricular, como la Ley General de Educación y las nuevas bases curriculares que están hasta octavo básico. El tema es que gestionar los aprendizajes es mucho más de cómo yo puedo hacer el seguimiento en el aula. Es cómo yo entrego las condiciones necesarias, a través de la comunidad educativa, para que el estudiante logre llegar al currículum y logre, en este caso, una implementación curricular efectiva.

¿Te ves volviendo a la sala de clases?

Es una presión constante que tengo la de volver al aula. Cuando te toca, de cierta forma, hacer inducciones en establecimientos, explicar el programa y motivar a los estudiantes, te pica ese bichito que cuando ingresas al aula efectivamente estás diciendo “a mí me gusta hacer clases”. En estos momentos estoy más asociado a temas de gestión, pero sí me gustaría volver a hacer clases y trabajar en el mejoramiento de los aprendizajes de todos los estudiantes.

¿Qué tal el trabajo de la Facultad en tu desarrollo profesional?

Si revisas las asignaturas que nosotros debíamos cursar en ese tiempo, estabas un mes e inmediatamente te enviaban a la escuela. Tenías cursos de liderazgo, currículum, de evaluación y había un área sumamente importante, que era la de geografía, pero también el hecho de relevar el rol del docente. Yo creo que cuando entras a una facultad o colegio, inmediatamente vas identificando cómo tratan al docente o al profesor en formación.

 

¿Alguna recomendación para quienes piensen en estudiar alguna pedagogía?

Creo que ser docente te tiene que nacer. Siempre digo que hay un profesor que quiere serlo y otro que cae. Por ejemplo, cuando das la PSU y no te da para estudiar medicina, te vas a Pedagogía en Biología, y eso no puede ser. Tiene que ser una opción que el estudiante sepa a lo que va, entendiendo que las condiciones del mismo profesorado, hoy en nuestro país, no es la más adecuada.

¿Cuáles son tus proyecciones a futuro?

Seguir trabajando en temas de inclusión educativa, entendiendo que la idea que el programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior pase a ser más un elemento propio de la universidad, independiente del Gobierno. Y un segundo tema en el que estoy trabajando es haciendo publicaciones, asociando temas de gestión, de inclusión y currículum, que son los tres elementos que me gustan. Efectivamente tener un par de publicaciones, postular a una beca e ir a estudiar afuera para hacer un doctorado.