Constanza Valdés: “Toda persona debería tener el derecho a elegir su identidad de género”

Egresada en 2015 de Derecho, la abogada UDP forma parte de la asociación “Organizando Trans Diversidades”, organismo dedicado a la defensa y promoción de los Derechos Humanos de las trans diversidades y su empoderamiento.

Constanza Valdés inició su tránsito una vez egresada 3ade su carrera, sin embargo, de igual manera conversó y manifestó el proceso que estaba iniciando con la directora de la escuela, Ester Valenzuela, a la cual le solicitó ciertas peticiones sobre el trato que quería de ahora en adelante. Entre ellas, estaba que la llamaran por su nombre social, tanto en las comunicaciones internas, como en los servicios de la universidad como la biblioteca, solicitudes que fueron acogidas y ejecutadas de manera positiva por las distintas áreas de la escuela.

En relación a ese momento, la Directora de la Escuela de Derecho UDP, nos comentó: “Nuestra postura siempre ha sido acoger con la mayor dignidad a todos nuestros estudiantes y en estos casos específicos, dicho trato implicó hacer ajustes en las listas de curso y correo electrónico con su nombre social. Adicionalmente, nos pusimos en contacto con la Universidad (Vicerrectoría de Pregrado y Secretaría General) para lograr una política específica para estudiantes trans, nuestra petición fue acogida y hoy gracias al trabajo de dichas unidades de Casa Central, contamos con una política en que se facilitaron temas en registros académicos para que pudiese usarse el nombre social siempre. El sello del pluralismo es parte tanto de la Facultad como la Universidad, y es esa la mirada que hemos instalado desde siempre”.

Durante su tránsito a ser Constanza, en 2015, mientras preparaba su examen de grado, la egresada UDP ingresó como voluntaria a la ONG, “Organizando Trans Diversidades” (OTD), ya que, por su carrera, sentía que podía ser un aporte a la organización que recién se estaba haciendo un espacio en Chile. Luego de un tiempo colaborando, pasó a trabajar formalmente en el movimiento.

Uno de los principales fines de OTD, es la incidencia política en el proyecto de ley de Identidad de Género, salud, política internacional, desarrollo comunitario y vinculación. “Mucha gente se acerca a OTD a solicitar ayuda, a que seamos una guía en como iniciar su proceso”, agrega la abogada.

Ley de identidad de género

2Constanza en el último tiempo ha participado activamente como asesora jurídica en el proyecto de ley de identidad de género, reuniéndose con los parlamentarios y asesores, con el propósito de convencerlos de que la posición que tienen como ONG es correcta y beneficiosa para las personas trans. “Al final, la ley que se está configurando, no es para el general de la población, es específicamente para las personas trans, por lo que debe atender directamente a sus problemáticas”, explica.

El proyecto de ley de identidad de género, acaba de ingresar a la Cámara de Diputados el pasado 15 de junio, luego de estar cuatro años en el Senado. El proceso que viene para el proyecto es ser evaluado por una comisión de derechos humanos y audiencias de personas que quieran exponer, entre otras cosas, para luego votar el proyecto. En términos de tiempo, la estadía del programa en la cámara se estima que sea de un año en adelante.

Dentro de los aspectos que destaca Constanza, que incluye el proyecto de ley de identidad de género, es la regulación del procedimiento del cambio de nombre, situándolo como un derecho, “El derecho a la identidad de género que debería tener toda persona, que puede o no corresponder con el sexo designado al nacer”. El proyecto considera registrar el nuevo nombre de la persona trans en la partida de nacimiento y el carnet de identidad.

“Actualmente, en términos de transito físico, hay una circular, una vía clínica que regula como se debe subscribir a esto, es un conducto bien patologisante, hay que presentar exámenes psicológicos y psiquiátricos para poder acceder al tratamiento hormonal y a las intervenciones quirúrgicas. El proyecto de ley busca cambiar esto, y permitir acceder al proceso médico sin necesidad de un certificado, solo se va a necesitar un consentimiento de la persona firmado, que indique que está de acuerdo y consciente de los efectos de esta decisión” comentó la abogada UDP.

Durante los cinco años que Constanza estudió Derecho,4a comenta que la transexualidad nunca fue un tema que haya visto en clases. A pesar que el trato mediante su nombre social ha sido respetado al interior de la universidad, el 21 de abril de 2016, Constanza presentó su solicitud de cambio de nombre y sexo registral, patrocinado por la Clínica de interés público de la facultad de Derecho UDP.

En la actualidad, a pesar de que aún no está aprobada la Ley de identidad de género, es posible solicitar un cambio en este ámbito, pero es un trámite judicial mucho más extenso, que implica la presentación de un informe psicológico o psiquiátrico, antecedentes médicos que acrediten si es que ya se ha realizado algún tipo de hormonación o intervención quirúrgica, y aun cuando las pruebas que se presenten, evidencien que se justifica un cambio de identidad, el juez puede solicitar que el Servicio Médico Legal examine a la persona, procedimiento que muchas veces resulta vejatorio para quienes están realizando la solicitud.

Constanza considera que tuvo bastante suerte en su proceso de tránsito, ya que cuando realizó la demanda, solo bastó presentar un informe psicológico para que ésta fuera acogida, sin que le solicitaran más comprobantes, ni que tuviera que someterse a procesos “denigrantes” como ella misma los denomina, en relación a lo que debe pasar una persona en el SML. En términos de tiempo, de igual manera la demanda tardó poco más de un año en aprobarse, pero se confirmó justo a tiempo para que en los próximos meses, en su ceremonia de titulación y juramento, sea llamada y aparezca su actual nombre e identidad en su diploma; Constanza Valdés.

En relación a la ley de inclusión de la universidad difundida el año pasado, en que, dentro de otras cosas, reconoce el nombre social de las personas transgénero, para que estas sean llamadas con su nombre de tránsito en las comunicaciones internas, listas de clases, etc. Constanza se refirió al respecto: “Yo creo que la UDP ha ido de menos a más , a pesar que cuando yo tenía clases nunca se trató temas de género ni de feminismo, en los últimos años empezó a hacer ruido harta gente sobre estos temas, las nuevas generaciones que iban ingresando, y claro, ahora casi todos los centro de alumnos de cada carrera tiene un núcleo de feminismo y género, quizás falta avanzar en las mallas curriculares, o en capacitación de profesores, en todas partes hay docentes de edad que evidentemente este tema les puede costar más, y sin tener los conocimientos adecuados, pueden pasar a llevar a un alumno, los típicos chistes homofóbicos son súper comunes en la sala de clases, pero es un proceso que se ha dado de a poco en la universidad, y en todas yo creo, pero puede ir mejorando”.

Chile y la discriminación

1aA nivel nacional, y cómo los chilenos abordan el tema transgénero, Constanza comentó: “Yo creo que ahora se está abordando de una manera mucho más positiva, eso se pudo percibir con la llegada del “bus de la libertad” mucha gente heterosexual salió a la calle a protestar en contra de la iniciativa, personas que no tenían relación directa con el grupo vulnerado, de igual manera estaban defendiendo, probablemente hace tres años no hubiera sido lo mismo, cada vez más, está existiendo una mayor apertura. Lamentablemente, esto sucede en Santiago, que hay una mayor diversidad, porque en regiones la inclusión aún es mucho más limitada, por lo que es difícil determinar el nivel de inclusión a nivel nacional, a nivel central sí, de todas maneras”.

Un país que es un modelo a seguir en el tema de la transexualidad, y que de hecho, del cual se copiaron muchos antecedentes de su ley que rige desde el 2013, para crear el proyecto en Chile, es Argentina, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos lo ha mencionado como un ejemplo a seguir en esta materia, a pesar que, con su ley vigente, Constanza menciona que aún hay mucha discriminación. “Las cosas no pueden mejorar de la noche a la mañana.  En Malta también están súper avanzados, toda persona puede hacer el proceso en el Registro Civil, no se les pide ningún tipo de prueba”.

Por el momento, Constanza espera continuar en OTD, y desarrollarse más en el área de los derechos humanos. En mayo participó de una audiencia en la Corte Interamericana y luego en la comisión de Derechos Humanos, momentos cruciales para su carrera, ya que tuvo contacto directo con organismos que se relacionan con la igualdad social y su aplicación internacional, y que repercutió en sus ganas de aprender más sobre eso y en un futuro, especializarse en el tema, paralelo al derecho administrativo, área por la que siempre ha tenido una gran afinidad desde antes de su tránsito.

Para los próximos años, Constanza confiesa que le gustaría incursionar en la política y llegar a ser diputada. “Antes tenía la idea de trabajar en un oficina, hacer clases, todo muy tranquilo, pero hoy he cambiado, y ha cambiado mi forma de ver las cosas, porque si veo todo a través de un libro desde mi oficina, y veo que afuera pasan cosas, y nada cambia, yo no estoy haciendo nada, en cambio, si estoy en una línea más frontal, como lo es la política, puedo hacer un cambio, y claro, ahora donde estoy en la OTD, puedo ayudar, pero desde el lugar donde realmente puedo incidir, es donde se hacen las leyes, en el congreso”.